Desde 2005, acompañamos a la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC) y a las comunidades campesinas e indígenas que esta apoya en sus luchas por el acceso a la tierra. Entre estas comunidades, hemos brindado especial atención a las que habitan la Finca “La Primavera”, en San Cristóbal, Alta Verapaz.

La historia de las comunidades maya poqomchi’ que habitan la Finca “La Primavera” es un ejemplo emblemático del despojo histórico que han vivido los pueblos indígenas en Guatemala. Explotados y empobrecidos durante la colonia, con las leyes promulgadas con la revolución liberal de finales del siglo XIX, fueron además expropiados de sus territorios comunales, convertidos en propiedad privada dirigida al cultivo a gran escala de productos agrícolas para la exportación. Privada de las tierras donde desarrollaba sus propias formas de reproducción social y económica, la población indígena fue blanco fácil de la semiesclavitud de una nueva clase de grandes terratenientes exportadores, apoyados por instrumentos legales que garantizaron mano de obra barata para el cultivo del café, convirtiendo a las familias indígenas en “mozos colonos” a las órdenes de un patrón que, a cambio de su trabajo, les permitía vivir y usufructuar la tierra.

“De la madre tierra producimos, en ella caminamos, sin la tierra no podemos vivir…”

Las familias maya poqomchi' que viven en las 43 caballerías de “La Primavera” se establecieron en esta tierra como “mozos colonos” en 1799 y mantuvieron una relación laboral con la familia Azurdia, dueña de la Finca, hasta finales del siglo XX. Aunque los documentos de registro de mozos en “La Primavera” han sido destruidos, existen numerosos factores, entre los cuales están los testimonios de las mismas familias, el tamaño del asentamiento y el hecho de que el Estado mismo haya construido un centro de salud y una escuela en la Finca, que demuestran la permanencia histórica de las comunidades en este lugar. Las familias nunca percibieron el pago de salarios y de prestaciones por su trabajo, lo cual les da derecho a una parte de estas tierras. A partir del cese de la relación laboral, las familias iniciaron un proceso de negociación para la regularización de la propiedad de la finca a través del Fondo de Tierras, contando para ello con el apoyo de la UVOC. En el proceso de diálogo y negociación emprendidos para regularizar la situación de la tierra donde viven, las familias han tenido que hacer frente a la aparición de nuevos dueños de la Finca, que no reconocen su derecho de permanencia y tratan de echarles de la propiedad. Este es el caso del conflicto mantenido con las empresas Maderas Filitz Díaz, S.A. y Eco-Tierra. El objetivo de la primera es cultivar y talar árboles con fines comerciales, mientras la segunda ofrece certeza jurídica de la tierra a través de créditos. Estas empresas han negado la existencia de una relación mozos-patrón y han acusado a las familias de “La Primavera” del delito de usurpación de la tierra, incluido en el código penal y utilizado, según el abogado de la UVOC, para criminalizar a los mozos sin títulos de propiedad en fincas cuyos propietarios actuales quieren desocupar la tierra. Este caso muestra una situación común en Guatemala, en la cual el derecho de permanencia de los trabajadores y sus familias en una propiedad, que surge de una manera legítima producto de una relación de trabajo, se encuentra violentada cuando esa propiedad cambia de manos.

Inseguridad y desprotección frente a ataques, criminalización y amenazas de desalojo

Las familias poqomchi’ han sufrido amenazas e intimidación por parte de la seguridad privada de las empresas dueñas actuales de las tierras, así como asesinatos que han quedado impunes por falta de investigación de parte de las autoridades competentes. Las empresas han buscado además debilitar el movimiento social, fomentando la división intracomunitaria a través de promesas de obtención de la certeza jurídica de la tierra para las familias que se manifiesten afines a sus intereses. En este conflicto, la UVOC y las familias de “La Primavera” han señalado en repetidas ocasiones el papel inadecuado, y hasta negligente, del Estado de Guatemala en cuanto al desarrollo de estrategias para prevenir el despojo de tierras de las comunidades. Las autoridades competentes, la Secretaría de Asuntos Agrarios (SAA) y el Fondo de Tierras, no han encontrado solución al conflicto. Las comunidades han vivido un proceso de criminalización, a través de acusaciones penales por parte de particulares y de la emisión de órdenes de captura hacia líderes comunitarios que se han mantenido vigentes y sin ejecutar durante meses. Esto ha representando una amenaza constante sobre los acusados y ha tenido implicaciones negativas para la continuación de su defensa del derecho a la tierra y a una vivienda digna, así como para sus vidas personales y las de sus familias.

Asimismo, las familias de “La Primavera” han vivido bajo constante amenaza de desalojo por las fuerzas públicas del estado, a partir de la emisión, en julio de 2004, de una orden judicial. Aunque ésta no quedó vigente, debido a un amparo interpuesto por la UVOC, ha sido utilizada por los empresarios involucrados en el conflicto como medida de presión hacia las comunidades para resolver la disputa a su favor.

El acompañamiento de PBI: apoyando a las comunidades en el mantenimiento del proceso de diálogo para obtener la seguridad jurídica de sus tierras

En estos años de búsqueda, a través del diálogo, del reconocimiento de sus derechos a la propiedad de la tierra, las familias de “La Primavera” han contado con el apoyo y asesoría de la UVOC y con el acompañamiento de PBI. En los últimos seis años, hemos mantenido una presencia periódica en las comunidades de la Finca, observando la situación de las familias y recogiendo informaciones de primera mano sobre su situación.

“Hay defensores que se encuentran encarcelados en sus propias comunidades, no se pueden mover por las órdenes de captura emitidas en su contra. Si no fuera por las visitas de Brigadas a las comunidades donde se encuentran estos dirigentes, no se sabría nada de la situación que allí se vive” (Carlos Morales, coordinador de la UVOC)

Hemos acompañado al abogado de la UVOC, Jorge Luís Morales, y a comunitarios criminalizados a las audiencias del caso, para así garantizar el derecho al debido proceso. Además, en numerosas ocasiones hemos observado las reuniones y mesas de diálogo mantenidas con la SAA.

A través de la publicación de dos artículos y del vídeo “Tierra del Maíz” (ver recuadro en la página 10), hemos dado a conocer la problemática de la conflictividad agraria en la región de las Verapaces y las reivindicaciones de las familias poqomchi' de “La Primavera”. En dos ocasiones, en 2012 y 2013, alertamos acerca de la situación de vulnerabilidad de las familias de “La Primavera” frente a graves amenazas por su integridad física y frente a un posible desalojo de la Finca. En diversas reuniones con representantes del cuerpo diplomático, hemos propiciado el conocimiento de la situación y solicitado la atención e intervención sobre el caso. En 2013 facilitamos la realización de una gira a Europa de Jorge Luís Morales, que participó en Foros Internacionales organizados por Naciones Unidas y la Unión Europea, dando así a conocer la situación de las comunidades rurales guatemaltecas y la violación de sus derechos a una vivienda digna. Estas acciones consiguieron que representantes de las Naciones Unidas y de las embajadas de Holanda, Noruega y Alemania se desplazaran hasta las Verapaces manteniendo encuentros con miembros de la UVOC y de “La Primavera” y visibilizando de esta forma la atención internacional sobre el caso.

“Con la llegada de las embajadas la gente siente que está siendo escuchada y que puede tener respaldo internacional e incidencia con el Gobierno para que pueda ceder aunque sea una parte de lo que estamos pidiendo como pueblo” (Sandra Calel, grupo de mujeres de la UVOC)

El trabajo de PBI facilitó además que la UVOC fuera invitada a una reunión del Grupo Filtro de embajadas de países europeos en Guatemala para compartir la situación de las familias de la Finca.

“Llevar el caso de la comunidad La Primavera al Grupo Filtro ha sido una gran oportunidad” (comunitario de “La Primavera”)

Las anteriores acciones contribuyeron a que las comunidades pudieran mantener su apuesta por una resolución pacífica del conflicto a través del diálogo, en un contexto donde, al mismo tiempo, se ejecutaron varios desalojos de otras comunidades en la misma situación.

“La Primavera” empieza un nuevo camino

A principios del año 2015 las comunidades consiguieron un acuerdo con la empresa Maderas Filitz Díaz, S.A. y la familia Azurdia, sobre la propiedad de la tierra. Un tercio del territorio de la Finca “La Primavera”, correspondiente a 11,93 caballerías, pasó a ser propiedad de 279 familias. En julio de ese mismo año se realizó el proceso de entrega de los títulos de propiedad. Asimismo, el acuerdo alcanzado preveía el desistimiento de las órdenes de capturas hacia líderes comunitarios. Tras 15 años de lucha pacífica y apuesta para la resolución dialogada del conflicto, y con el nuevo nombre de Cablajuj Beé, las comunidades de la Finca han empezado un nuevo camino que sigue contando con el apoyo de la UVOC y la observación de PBI.

(Informe Anual 2015)